domingo, 19 de abril de 2009

EJEMPLOS DE PREJUICIOS Y ESTRATEGIAS PARA ELIMINARLOS

Existen diversos tipos de prejuicios.
Algunos de ellos son:

el sexismo
el racismo

el etnocentrismo
el egocentrismo


Un ejemplo típico de sexismo es cuando un hombre dice que, “todas las mujeres son locas”, o por el contrario, cuando una mujer dice que, todos los hombres son igualmente brutos.’’ Ambos son ejemplos del prejuicio que nace de pensar que se conoce a todos los miembros de un mismo sexo a partir quizás de alguna que otra experiencia negativa con algunos miembros de dicho sexo.
Racismo: “Los dominicanos son poco inteligentes”. “Me casaré con una chica rubia para mejorar la raza.” “Él es negrito pero tiene buen corazón.” Todos estos son claros ejemplos de racismo.

El egocentrismo: este tipo de prejuicio, se podría decir que es de todos el peor, pues muchos de los prejuicios mencionados anteriormente se desarrollan a partir de éste. El mismo se produce cuando la persona percibe la realidad desde su propio punto de vista.
Para el individuo egocéntrico es normal exaltar su propia imagen y personalidad de una manera exagerada, él/ella está parcializado/a a favor de sí mismo/a o de su situación muy particular. Ella o él intenta siempre ser el centro de atracción y se sobre valora demasiado.

El etnocentrismo se da cuando un individuo piensa que su grupo étnico y su cultura son superiores o mejor a la de otras culturas. No se reconoce así el valor y de las demás culturas, obviando la diversidad cultural. “La comida puertorriqueña es la mejor del mundo.” Cuestionar las tradiciones culturales de otros países sin entenderlas o sin tan siquiera reconocer que otras gentes simplemente son diferentes, son posiciones etnocéntricas. Es muy común que una persona esté “parcializada” a favor de su propia cultura, raza o grupo social. Pero este prejuicio es un estorbo para una persona que desea poseer apertura intelectual reconociendo la diversidad cultural.
La estrategia seria:
Poner en práctica el pensamiento crítico de manera efectiva es necesario comenzar por superar nuestro propio egocentrismo para a su vez ser capaces de superar otros prejuicios que forman parte de nuestro pensamiento. Solamente la auto-reflexión servirá como vehículo para descubrir los prejuicios que obstaculizan nuestra razón.
Por eso es necesario ser más objetivos y más razonables, utilizar más nuestra imaginación y capacidad de auto-crítica, ser capaces de ir más allá de nuestro propio esquemas de pensamiento y estructuras culturales, mirar otros puntos de vista, Así podremos comenzar a desarrollar, de una manera óptima, nuestro pensamiento y convertirnos en hombres y mujeres más prudentes.
Esto es el comienzo de obtener una mente abierta libre de prejuicios.

4 comentarios:

  1. Muy interesantes tus aportaciones sobre el prejuicio. Vamos a hacer un ejercicio: te voy a mostrar dos ejemplos de dos culturas muy diferentes y deseo conocer tu punto de vista al respecto de cada uno de ellos:
    El primero sucede en Suecia. Un Ingeniero de México que va ese país mandado por su empresa para conocer la forma de trabajar en una fabrica similar a la de México. al llegar un sueco va a recogerlo al aeropuerto y lo lleva a su hotel. Al día siguiente va por él para llevarlo a la fabrica y al llegar se estacionan en un lugar del estacionamiento que está casi vacío y muy lejos de la entrada. se bajan del auto y se encaminan hacia la entrada de la fabrica para realizar un recorrido. Al día siguiente sucede lo mismo y al tercer día el mexicano le pregunta. Porque si llegamos temprano te estacionas muy lejos de la entrada y el sueco le responde. Por eso mismo porque llegamos temprano. La gente que llega un poco más tarde tiene necesidad de encontrar lugar en el estacionamiento mas cerca de la puerta y no perder tiempo en el traslado.
    El segundo caso sucede en México y viene narrado en el libro canasta de cuentos mexicanos de B. Traven y más o menos presenta la sig. Situación. Un norteamericano que anda de turista en Oaxaca y encuentra a un indígena que elabora canastitas para vender a un precio de 80 centavos c/u después de regatear logra que se la venda a 60 centavos. Posteriormente regresa y le propone el siguiente negocio: Te deseo comprar 12 000 a cuanto me las puedes dejar para hacer un buen negocio. Después de hacer algunos cálculos el indígena le propone los siguientes precios. Si te vendo 100 canastitas te las vendo en 60 centavos pero si te vendo 1000 el precio será de 2 pesos c/u si te vendo 5000 el precio será de 5 pesos c/u. 10000 a 8 pesos y 12000 a 10 pesos cada una. A el norteamericano esta operación no le parece muy lógica y trata de convencerlo de que eso es incoherente, después de una discusión ninguno de los dos se puede convencer de la lógica de cada uno y el negocio no se puede concretar.
    Deseo conocer tu punto de vista acerca de cada uno de estos dos casos.
    Un saludo y espero tu respuesta.

    ResponderEliminar
  2. buenas respuestas, me ha servido de mucho, gracias!:)

    ResponderEliminar